FM 90.3 Radio El Shaddai
Nunca está todo perdido, siempre hay una nueva oportunidad para el que cree.

Detienen a hombre que acusó a niña de blasfemia

07 Sep 12 - 07:11

El caso de la menor paquistaní detenida por supuestamente quemar páginas del Corán, el libro sagrado de los musulmanes, ha tomado un rumbo inesperado. El imán que denunció a la niña ha sido detenido pues según un testigo este pudo haber falseado las pruebas contra la menor.

Según el canal de televisión local Geo, la detención se produjo a raíz de que un testigo, Maulvi Zubair, declarara el sábado que el imán Hafiz Mohammed Khalid Chishti, añadió hojas del libro sagrado musulmán a las que supuestamente había quemado la niña, Rimsha Masih, de 14 años de edad. La noticia llamó la atención internacional al descubrirse además que se trataba de una niña con síndrome de Down.

Zubair dijo que observó la manipulación al estar presente cuando al imán le enseñaron en una mezquita las hojas cuya quema se atribuye a la niña, lo que condujo al encarcelamiento de la niña.

La detención y encarcelamiento del imán supone un punto de inflexión en el caso después de que el tribunal aplazara hasta el lunes una posible decisión de liberar a Rimsha tras la petición de la familia de la menor de cambiar la defensa de la acusada.

Rimsha se encuentra encarcelada desde que el 18 de agosto salió a buscar papel para usar como combustible en su hogar y según testigos recogió por error escritos del Corán en un ejemplar del Qaida Nurani, un método para aprender a leer el libro sagrado musulmán.

Desde entonces permanece en la prisión de Adiala, en Rawalpindi, al sur de Islamabad y la misma en la que ha ingresado el ahora también sospechoso de la investigación.

Persecución de cristianos

El caso ha elevado la tensión entre la mayoría musulmana y la minoría cristiana en el suburbio de Mehrabadi, en la capital paquistaní, donde vive la menor y del que han huido un millar de familias cristianas por temor a represalias de radicales islámicos.

Cientos de esas familias acamparon esta semana en un parque cercano, y reclaman desde entonces al Gobierno paquistaní que les proporcione alojamiento y garantice su seguridad hasta que puedan regresar a sus hogares.

En Pakistán, país de abrumadora mayoría musulmana, viven algo más de 160 millones de personas de los que tres o cuatro millones son cristianas, que en los últimos años han sufrido un incremento de la intolerancia hacia sus creencias, con ataques de todo tipo de parte de la población y una escasa respuesta de protección por parte de las autoridades.


Agregar un comentario

Tu nombre o Ingresar

Tu dirección de correo (no se mostrará)

¿De qué color es el pasto? (chequeo de seguridad)

Mensaje *